Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Fiaca, esa maldita costumbre

Fiaca, esa maldita costumbre
Juli Cecere

Salé las berenjenas. Prendí mi notebook y puse mi cooking playlist en Spotify. Decido escribir de mi fiaca, esa maldita costumbre. Miro el reloj y son las 7.15 pm. A las berenjenas le faltan 45 minutos. Hoy voy a preparar musaka, algo así como un pastel de papa, pero sin papa, con salsa bechamel y berenjenas. Una plato griego, pero sin canela ya que ésta es mi versión porteña.

Suena Creep, una versión chill y sexy, subo el volumen y pienso en la fiaca, en por qué atenta contra nosotros, o por qué nosotros nos adherimos a su causa.

La fiaca, esa que hizo que dejara de escribir por tres semanas. Ella también hizo que estuviera muchos días con un zócalo despegado y una ventana sin cortina. Ella siempre anda excusándose como mucho tipo que conozco, ella está ahí, latente, queriendo figurar, ella, y la maldita costumbre de seguirla. ¿Por qué será que nos boicoteamos y postergamos esas cosas que más nos gustan? ¿Por qué en el laburo no está, ni se asoma?

Mientras, dejo de escribir y ensayo mi corte brunoise. Me doy cuenta que me olvidé del vino blanco (ingrediente clave para el rehogado de la carne). Fue, me da fiaca, no voy a ir…  apareció. Escribo sobre ella y llega esa maldita costumbre.

Propongo que la ignoremos, que cuando quiera aparecer, le cerremos la puertita de nuestro cerebro. La fiaca no puede ser más fuerte que nuestra voluntad ni que nuestras ganas.

Recomendalo, que ya dejo de ser un proyecto para convertirse en un hecho, está por encima de la fiaca. Me comprometo a seguir así, poniendo la fiaca en mute.

Me voy a comprar el vino blanco para mi plato, me falta cocer la carne con el tomate, hacer la salsa y asar las berenjenas. Huelo el aroma a menta fresca y me puede, me pone de buen humor, está paliando la fiaca, quiero seguir así, evitándola y que no se me haga costumbre.

Acá les dejo la receta de Mousaka de Fernando Trocca:

¡Bon Appétit, lectores!

Submit a Comment