Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Más inspiración por favor

Más inspiración por favor
Guada del Valle Virasoro

Muchas veces necesitamos a otros para inspirarnos. Nos falta motivación, una pócima de ese empuje e inspiración que ayuda a salir de un pensamiento neutro, estancado o nocivo, para no quedarnos sumergidos en la rueda de la vida, la rutina, los pendientes y evitar la bola de nieve que no para sino que crece.

¿Te recomendaron alguna vez pegar una frase que te guste en tu notebook o pizarrón para verla todas las mañanas?. Ahora bien, ¿lo hiciste?, como bien dicen, “del dicho al hecho hay un largo trecho”. Aunque suene contradictorio, gran parte de las veces nosotros mismos podemos convertirnos en nuestros peores traidores.

A no alarmarse. Siempre hay una salida. Desde consejos, recomendaciones o esos pequeños tips que al implementarlos nos cambian por completo y nos devuelven la esperanza.
Según la Real Academia Española (RAE), inspiración viene del latín inspiratio y es la “acción y efecto de inspirar o inspirarse”. Quienes intentan inspirar a otros y ser inspiradores son muchos, pero quienes verdaderamente lo logran son pocos.

Las charlas TED, que empezaron en 1984 como conferencias de cuatro días en California (EEUU), son un gran ejemplo y una de las cosas que te recomiendo hacer cuando querés contagiarte con ideas que llegan a algún punto de tu mente y muchas veces inspiran, transforman o nos dan una oportunidad de pensar algo desde otra perspectiva.

Inspiración es la cuestión. 18 minutos como máximo y una historia de vida que te queda para siempre. Los oradores van desde una persona no conocida hasta Bill Gates, Isabel Allende o Sheryl Sandberg. Ya sea en TED, en conferencias, o discursos, tres charlas que valen la pena escuchar.

♦ Cómo vivir antes de morir 

El discurso de graduación en la Universidad de Stanford de Steve Jobs, CEO y co-fundador de Apple y Pixar. Es una de las charlas más motivadoras que vi y siempre recomiendo volver a escuchar. Simple, clara y profunda en las ideas y conceptos. Habla de tres historias en su vida: conectando los puntos, amor y pérdidas, y la muerte.

“Tu tiempo es limitado, así que no lo pierdas viviendo la vida de otra persona. No estés atrapado por el dogma, que es vivir con los resultados de lo que otras personas piensan. No dejes que el ruido de otras opiniones ahoguen tu propia voz interior. Y lo más importante, tené el valor de seguir tu corazón e intuición. Ellos ya saben, de alguna manera, lo que realmente querés ser. Todo lo demás es secundario” Steve Jobs.

 

♦ Hacia un liderazgo coherente

La charla de Clara Pazos, Directora Ejecutiva de Human Camp, en el evento Sustainable Brands Buenos Aires. Otro de los discursos más inspiradores que vi en el último año. Genuino, auténtico y desde un lado humano que llega no solo a la mente sino al corazón. Habla sobre la coherencia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. Del aquí y ahora, y de la búsqueda de sentido en todo lo que hacemos. Transformarnos como seres humanos y trabajar hacia un camino de coherencia.

 

♦ Sólo cambié mi actitud y todo cambió

Charla de Juan Bautista Segonds, presidente y fundador de Rugby Sin Fronteras, coach holístico y conferencista, en TED. Un discurso para pensar y pararnos desde otro lado: siendo más protagonistas de nuestras vidas y dejar de ser víctimas. Hace hincapié en cambiar la actitud, contagiar positivismo, alegría, gratitud, ejemplo. Vibrar en otra frecuencia y disfrutar en consecuencia el efecto dominó.

 

Somos vulnerables y muchas veces nuestros propios enemigos. En esos días que te haga falta un poco de inspiración, convertite en tu mejor aliado. Vale la pena hacerse el tiempo e inspirarse de otros con alguna de estas charlas. Algo así como una cadena de favores, una semilla que se lanza al universo y se despliega sin fronteras. Una red conectada y distribuida, donde cada punto (ser humano) puede conectarse con otros y potenciarse para sacar lo mejor de cada uno. Lo más curioso de todo es que estos disparadores son incontrolables y nos convertimos en fuertes colaboradores de ideas, de inspiración, de experiencias, de conocimiento, de vida. Animarse a compartir es la cuestión.

Submit a Comment