Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Los Rolling Stones rockearon en La Plata

Crédito Foto:LA NACION/Soledad Aznarez
Gabriel D'Angelo

Los Rolling Stones volvieron al país. Es la cuarta visita que hacen y el de éste domingo fue su recital número 13° en la Argentina. No fue uno más, fue el primero de los tres que darán en el marco de esta gira Latinoamérica Olé Tour 2016, que, muy probablemente, sea la última que los traiga a nuestro país.

El escenario fue el Estadio Único de La Plata que desde las 18 comenzó a tomar clima, hora en que subió la primera banda soporte, La Beriso, que sufrió los silbidos de unos intolerantes sin sentido. A esa misma hora comenzó a llover, pero nada detuvo el ingreso del público.

Tras el show de La Beriso (banda que llenó el mismo estadio que los Stones hace dos meses), llegó el turno de Ciro y Los Persas. El ex líder de Los Piojos dio un show, como se diría en el barrio, “cortito y al pie”. Tocó nueve temas bien conocidos por el público y se aseguró pogo, coros y aplausos. Entre ellos, cantó Ruleta, El Farolito, Astros y Tan Solo.  “Canción de Cuna” desentonó un poco con la ocasión pero su show terminó muy arriba con “Como Alí”, votado por el público en ese momento.

Ciro terminó a las 20.15, y la lluvia continuaba. Subieron los asistentes de los Rolling empezaron a poner todo a punto. Para entonces ya era de noche y el estadio ya estaba casi completo. Esos minutos pasaron lentos, pero pasaron. A las 21 horas mágicamente la lluvia paró y todo parecía acomodarse para recibir a sus majestades.

A las 21.10 se apagaron las luces, la adrenalina y la emoción dieron paso a la pantalla que gigante que se encendió mostrando un conjunto de imágenes históricas de los Rolling. A los pocos segundos aparecieron en escena Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ron Wood, para la euforia de todos.

Un pedazo impresionante de la historia del rock estaba ahí entonando “Start me up”, el público respondió con ganas de saltar y cantar a los gritos. El segundo tema no fue distinto, “It´s only rock and roll (pero me gusta)” también mantuvo la euforia inicial.

Después vinieron “Tumbling Dice” y “Out of control”, tema en el que se vio a un Jagger descontrolado en la explosión de los estribillos. Hermoso y memorable ver sus piernas moverse y su cara enloquecerse.

“Street fighting man” fue el quinto tema, el elegido por el público argentino a través de las redes sociales, y el sexto “Anybody seen my baby”, la “sorpresa” de la lista porque no la habían tocado en Chile.

Foto: Rolling Stones fan page

Foto: Rolling Stones fan page

Llegó “Wild Horses” junto a los coros de Keith Richards que más adelanté cantaría dos temas. Después de la balada vino “Paint it black” donde el público volvió a levantarse de la mano del pedido de palmas de Jagger. Una versión larga donde el frontman de los Stones mostró su lado más arengador y enloqueció a todos. Para colmo, el siguiente tema fue “Honky tonk woman” un clásico (¿Cuál no lo es?) que siempre le sentó muy bien a los argentinos. El coro del público sonó muy fuerte.

Llegaría el momento de descanso de Jagger tras presentar a todos los integrantes de la banda. Richards se llevó una ovación impresionante al ritmo de “olé olé olé olé, Richards, Richards”. “Thank you very much, you are a great audience”, respondió Richards con una sonrisa y cara de agradecimiento que lo valió todo.

Foto: Infobae.com

Foto: Infobae.com

Mick se fue a descansar y tomó el timón Richards. Cantó “Can´t be seen with you” y “Happy” donde pudo demostrar que a pesar de los años todavía tiene aliento para cantar y emocionar deslizando sus manos sobre la guitarra.

Volvió a Jagger al escenario, y con más pilas de lo que hubiéramos esperado. Había pasado la mitad del show y volvió con todo. En “Midnight rambler” la rockeó con la armónica y, después, en “Miss you” volvió a levantar al público a puro corito (uuuuuuuuu, uuuuuuuu, i won´t miss you).

Llegó “Gimme shelter” y el juego de voces entre Jagger y la corista Sasha Allen se llevaron todos los aplausos. Además, supieron manejar muy bien la pasarela y se metieron en el medio del público para cerrar el tema. Gran momento de la noche.

Llegaba el final, los Rolling eligieron “Brown sugar”, “Sympathy for the devil”, donde Jagger lució una capa roja diablo y el coro del público se hizo notar hasta pasado el tema, y “Jumping Jack Flash” con la explosión del pogo. Se despidieron brevemente y pasaron unos minutos para que vuelvan con el bis.

Para el cierre guardaron “You can´t always get what you want” que arrancó con el coro de un grupo vocal argentino de invitado, y al final “Satisfaction”, en el que público y los Rolling dejaron todo generando una energía impresionante en el Estadio Único de La Plata.

Quedó el saludo final y el aplauso de palmas irritadas. Los Rolling Stones habían tocado dos horas y cuarto demostrando que, a pesar de los años, de algunos pifies de guitarras, de algunos fills más colocados, de algunas desentonaciones, nada puede romper con la magia que significan 50 años de gira en sus espaldas.

A los 70 años siguen demostrando los que es rockear y emocionar a miles de personas con una canción. Gracias, no quedan más palabras.

 

VAMO´LOSESTON´

Infaltable. El clásico cántico se hizo escuchar antes durante y al final del recital. Los Rolling siempre agradecieron la amabilidad del público argentina. “You a great audience”, agradecería Keith Richards, y “Gracias por volver a vernos” en un español improvisado lanzaría Jagger.

MARATONISTA

Foto: infobae.com

Foto: infobae.com

Impresionante. Mick Jagger no paró de caminar y correr por todo el escenario. De izquierda a derecha de atrás hasta la punta de la pasarela. Quiero llegar a los 70 cómo él.

 

 

GENIO

Keith Richards vistió durante gran parte del show una remera con una imagen caricaturesca de él mismo. Crack. Solo él puede hacer eso. ¿Yo acaso podré algún día? ¡Ojalá!

GROOVEANDO

Canoso y tímido. Charlie Watts no se animó a pasearse por la pasarela cuando lo invitó Jagger y saludó tímidamente los aplausos del público argentino. Su lugar es la batería, desde ahí demostró que, a pesar de algunas titubeadas, puede seguir grooveando sin darle al hit hat en dos y cuatro (para entendidos).

Foto: infobae.com

Foto: infobae.com

CARIPELA POR 1000

Ron Wood es un showman dentro de una banda de showmen. Sí, sus caras al solear, al riffear, al tocar sus guitarras son increíbles. Además, siempre miró al público con una sonrisa y una cara de poseído por el rock.

 

 


Crédito foto principal:LA NACION/Soledad Aznarez

Submit a Comment