Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El webcomic geek cumple diez años

Chiste de xkcd
Tincho Mérola

Leer el webcomic xkcd es un acto de optimismo y de humildad. Optimismo, porque uno debe ir con la ilusión de que el nuevo post del webcomic más popular del mundo geek le provoque al menos una sonrisa. Humildad, porque sin importar cual sea nuestro nivel de conocimiento, siempre hay que estar preparado para encontrarse con una referencia científica desconocida o un juego de palabras indescifrable. Leer xkcd es, en resumen, un disfrute y un desafío para nuestra inteligencia.

Claro que el concepto que guía a su creador, Randall Munroe, es mucho más simple: “Un webcomic sobre romance, sarcasmo, matemáticas e idioma”. Es decir, todos sus intereses personales reunidos en un solo espacio. Su variedad es su secreto. Muchas veces no hacen falta más que dos “hombres palito” intercambiando un par de frases para lograr el efecto deseado. Otras, desarrolla enormes mapas con estadísticas precisas sobre el uso mundial de Internet. Todo depende del capricho de Munroe y de su infinita capacidad de mirar lo que nos rodea desde una perspectiva diferente.

webcomic xkcd

Su precisión a la hora de aplicar conceptos físicos y matemáticos a sus chistes y su sarcasmo implacable explican por qué logró seducir a un público tan exigente como son los geeks. Entre quienes trabajan en empresas tecnológicas su lectura es casi obligatoria, no sólo por las temáticas sino porque se trata del pionero absoluto del género. Existen miles de webcomics que hablan de la vida hipster, de los videojuegos, de tecnología o de mundos de fantasía, pero sólo existe un xkcd.

Es imposible tratar de entender todos los chistes, e incluso es desaconsejable. Lo que yo más disfruto es sortear a través del enorme archivo generado desde 2005 para divertirme con aquellos que sí logro entender e intentar adivinar los que no. Pero sobretodo, para encontrar esas pequeñas y perfectas joyas en las que Munroe da en el clavo y nos enseña una lección sobre lo importante de disfrutar de nuestro universo, aún sin comprenderlo del todo.

Submit a Comment